Cuarto día del Omer de la primera semana :

 

Sacrificio de la glotonería y el consumo de los alimentos inapropiado.

Una pasión desenfrenada y exagerada por la in-gesta de comidas, bebidas, en lo referente a los alimentos, más los apetitos también exagerados e inadecuados del sexo, la ambición, la ciencia, la autoestima, el orgullo, el poder etc, son glotonería, un pecado o una conducta que nos separan de la Santidad o elevación espiritual que el Creador quiere para nosotros.
Lo son también el consumo de los alimentos que están Proscritos, Prohibidos en la TORAH como el cerdo, los mariscos, los animales que no tienen la pezuña hendida, y los peces que no tienen escamas y aletas y los demás que figuran en el capítulo 11 de levítico, como embriagarse con licor, perder el dominio propio con sustancias que agreden el templo de nuestro cuerpo y nuestra integridad física y espiritual cuando estuvimos en Mitzraim (en el Mundo o en las doctrinas de hombres) nos alimentamos de todo lo inmundo que esa situación nos suministro y que contaminó nuestra vida, todo nuestro ser y nos apartó no solo de la obediencia de su voluntad, sino también de sus bendiciones y lo más grave de la relación íntima con Él.
Cuidar el templo, nuestra vida, no solo se refiere a estar aseados y bien vestidos, se refiere a que seamos conscientes de que nuestra relación de pureza, con el ser Puro de la Creación requiere estar listos y ser testimonios del control absoluto que Él debe tener sobre nuestra existencia, recordemos que en nosotros Mora su chispa, su Ruaj, que lo más importante que tenemos es esa pequeña gran porción de Él que nos hace diferentes a los demás seres de la creación y cómo dar ese testimonio si seguimos atados a las prácticas Paganas y desordenadas de "alimentación" en todos los sentidos que nos impuso ese mundo y que compiten con la voluntad y pureza de Él en nosotros.
Es hora de salir de esas malas prácticas y pedirle a Él que nos purifique y nos eleve al nivel que Él exige y necesita que estemos para poder entregarnos su más grandes tesoros, La Ketuvah y la TORAH.
Padre muy agradecidos por habernos dado este mandamiento de sacrificar el Omer, en este día, te presentamos nuestra gula, glotonería, y todo lo que hemos ingerido o consumido y que desordenadamente nos ha hecho impuros e indignos delante de ti, יהוה y de recibir tus dádivas más grandes.

 

BARÚJ ATÁ יהוה, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

 

Bendito eres Tú, יהוה nuestro Elohim, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.    

 

Hoy es el día 04 de la cuenta del Omero sea cuarto día de la primera semana, faltando 45 días para Shavuot.