Vigésimo primer día del Omer de la tercera semana :

 

Hoy vamos a sacrificar en nosotros el hecho de pronunciar falsos nombres del verdadero ELOHIM y amo del universo.

 

Uno de los problemas mas delicados que vivimos, mientras estábamos en la esclavitud en el mundo (Egipto), asimilados entre las doctrinas falsas de religiones hechas y gobernadas por hombres, es que nos toco, por decir lo menos, llamar a nuestro ELOHIM y Rey, a nuestro esposo y Salvador, con los nombres de otros d-oses falsos, y adorarlos, pedir en esos nombres y darles agradecimiento y lo peor de todo es que creíamos que estábamos haciendo lo correcto, lo que era.
Por muchas razones, el nombre que esta sobre todo nombre, por el cual Él nos perdono y nos salvo y por el que fueron creadas todas las cosas, fue borrado y sustituido por los nombres que cada religión eligió en abierta contravención a su Perfecta voluntad, infamando e irrespetando su identidad y mover espiritual.
El nombre del Creador, bendito sea por toda la eternidad, representa su propia identidad divina y su esencia y la majestad y compasión, amor y poder y todas las cualidades que lo adornan y hacen único en toda la creación.
Su nombre יהוה, El que Fue, Es y Será, El que es lo que Él quiera Ser, explica su origen y su destino, su esencia y sus funciones, de manera que es un atrevimiento cambiárselo o traducirlo o modificarlo agregándole o quitándole algo y también lo es Ocultarlo y sustituirlo por formulas como Ha Shem (su nombre) Adonay (mi señor), Baal (Señor) o las que el mundo y las religiones le dieron como: Jehovah, Jesús, Jesucristo, Alá, Buda, Crisna, Dios, etc. Por que no solo no son su nombre y no lo describen sino que en algunos casos lo ponen en inferioridad o sometido a deidades falsas, lo cual es insultante y ofensivo para Él y su dignidad.
Si bien es cierto que no lo debemos pronunciar en vano o por cosas que no son serias o, importantes, si es necesario tenerlo en cuenta y pronunciarlo cuando leemos su voluntad en las escrituras y en las oraciones, cuando compartimos de Él con reverencia, cuando lo alabamos y contamos sus maravillas, cuando bendecimos en su Kadosh Nombre y le damos alabanza por todo.
Las diez tribus a las que pertenecemos y estamos de regreso, por que estamos escuchando su llamado y hemos salido de Egipto (de Babilonia o del mundo de confusión y de error que representan las religiones de hombres) después de todo este tiempo de estar profanando su Amado Nombre, ahora lo tenemos y lo traeremos como un aporte a nuestros hermanos mayores que nos están esperando en nuestra tierra de Israel (la Eretz Israel) verán además que lo pronunciamos con todo respeto y amor, por que entre otras cosas fuimos dispersados para que las naciones lo conocieran.
Padre aprovechamos este sacrificio del Omer para purificar nuestros labios y nuestro corazón y pronunciar con temor, reverencia, gozo y verdadera devoción tu Nombre Kadosh (apartado) y bendecido, exaltado y lleno de tu gloria y majestad por todas las generaciones y por todos los siglos de los siglos.
Perdónanos si por ignorancia o por debilidad o por cualquier razón, pronunciamos otros nombres y nos olvidamos del tuyo, limpia nuestras vidas de tal abominación y elevamos y purificamos para que podamos pronunciarlo como es debido, como lo revelaste a nuestras vidas y a tu Pueblo, así sea.

 

BARÚJ ATÁ יהוה, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

 

Bendito eres Tú, יהוה nuestro Elohim, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.    

 

Hoy es el día 21 de la cuenta del Omer, o sea séptimo día de la tercer semana, faltando 28 días para Shavuot.