Trigésimo primer día del Omer de la quinta semana :

 

Hoy vamos a sacrificar el hecho de presentarnos a tu presencia con las manos vacías.

 

Todo lo que tenemos, absolutamente todo, desde nuestras vidas, el alimento, nuestro trabajo, nuestras familias, nuestro techo y nuestro lecho, nuestra salud, nuestra capacidad e inteligencia, nuestros dones, nuestros sentimientos, nuestra Emuna (nuestra fe obediente y nuestra fidelidad), todo sin ninguna excepción proviene de El o El ha permitido que lo tengamos.

El gran sentido de su exigencia, no es una opción, de traer una ofrenda cuando nos presentamos ante El, ante su presencia, que ha sido tergiversada y manipulada tan groseramente por algunos que dicen ser sus representantes. Es el reconocimiento físico y espiritual de ese hecho notable e innegable de que El es nuestro dueño y dueño de todo lo creado y nuestro proveedor.

Por ejemplo en el diezmo, no quiere El que Sembremos plata para darnos Plata o que lo entreguemos para que El lo devuelva Mil o mas Veces, no.

El quiere que reconozcamos con una pequeña parte (el 10%) de nuestros ingresos, que fue El quien permitió que llegaran esos ingresos a nuestras manos y que reconociendo esto, el 90% restante será suficiente para que vivamos con holgura y sin afujías, siendo prósperos.

El que es mezquino con el Creador al no dar su Diezmo, lo que esta es diciendo en su corazón, que no depende del Creador, sino de su propia capacidad de producir y suplir sus necesidades y que no lo necesita a El.

Que pasara cuando en alguna enfermedad o en algún problema grave, recurras a El buscando su ayuda, es verdad que es un Padre amoroso y misericordioso y quizás lo haga, ¿pero como te

sentirías como Padre que tus hijos no te reconocieron como tal sino cuando tuvieran necesidades?

¿Entonces por que no hacer que El se sienta acatado y reconocido, desprendiéndonos de lo que El dice que le pertenece y que no le debemos Robar?

El sabe que mas de uno que se dice ser su representante sobre todo entre la religiones de hombres abusa de ese mandamiento, pero que culpa tiene el Padre, por la mala conducta de alguien y de sus abusos?

Las Primicias son también el reconocimiento de que la cosecha, los frutos de nuestro trabajo, El los ha dado, vienen de El, entonces si El es quien permite que esto pase, por que no darle a El, esos primeros frutos y aprovechar y disfrutar para nosotros los demás?, que nos ciega para no ver con claridad esto tan protuberante y cierto?

¿No acudimos a la sinagoga o al templo para alimentarnos (recibir) espiritualmente de su palabra, o para pedirle que nos perdone algo que hicimos mal, o para rogar por nuestros hijos, Padres, por nuestra salud o la de alguien a quien amamos, o por la provisión necesaria para vivir decentemente, o para que nos bendiga y nos respalde, o para agradecerle algún favor especial que nos concedió?

¿No dice El en su palabra que no nos presentemos ante El con las manos Vacías?

¿Ese no es un mandamiento suyo?

¿No decimos que le queremos Obedecer y Agradarlo?

¿No dice en su palabra que debemos sostener su casa y los que en ella ministran?

Es la esclavitud o nuestro Necio y Duro corazón, el que razona y se niega a cumplir estos mandamientos considerándolos de menor valor?, que pasa con nosotros que le negamos sus derechos y solo reclamamos los nuestros?

Tal pareciera que Solo tenemos derechos y no obligaciones.

Los hijos Bien nacidos son bien agradecidos pero los Mal nacidos son mal agradecidos.

Si los que nos enseñan las escrituras y las escudriñan para hacernos mas fácil la comprensión y aplicación de las mismas vivieran tal como las escrituras lo indican de lo que los hijos del Pueblo aportan con su cumplimiento de estos mandamientos, como crees que los que lo hacen para nosotros en la congregación, vivirían con tu obediencia y tus aportes?.

¿Crees que vivirían bien, regular o mal?

¿Como seria el lugar que hoy tienes para ser la casa del que todo te da y al que le pides que te bendiga y que dices que es tu Padre que honras?, es un lugar digno de El?, tu aportas para que así sea o solo llegas a exigir tus derechos y no aportas nada o por el contrario lo destruyes?. Que vergüenza, Padre, nos hicieron tanto daño en el mundo que nos castraron la Fe y nos mal acostumbraron y ahora somos unos mantenidos y mal agradecidos, no te honramos, solo exigimos y pedimos, somos mezquinos y avaros contigo, que todo no lo das.

Perdona Padre nuestra dureza y necedad, nuestra desobediencia y sobre todo Padre, que pena, que vergüenza de nuestro comportamiento como hijos contumaces y rebeldes que preferimos razonar, que ser gratos y obedientes, gracias Padre, así sea.

 

BARÚJ ATÁ יהוה, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

 

Bendito eres Tú, יהוה nuestro Elohim, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.    

 

Hoy es el día 31 de la cuenta del Omer, o sea tercer día de la quinta semana, faltando 18 días para Shavuot.