Trigésimo noveno día del Omer de la sexta semana :

 

Hoy sacrificaremos el hecho de haber presionado al deudor que no tiene con que pagar.

 

No solo es un mandamiento de los 613 que El ha puesto en las escrituras para que el hombre ejerza su misericordia y su bondad, las mismas que reclama que el Creador tenga con el cuando esta en angustia y no ha cumplido sus obligaciones para con El y que El, con infinita bondad y misericordia y una paciencia casi que sin limites lo espera hasta que cumpla, sino que es un acto de justicia al que el hombre justo y apartado no puede sustraerse.

Partimos del principio de que el hombre es un mayordomo de la naturaleza y de las riquezas que le pertenecen al Creador y que como mayordomo debe ser diligente, sabio y sobre todo justo y

misericordioso con los demás agentes que participan en la creación y para los cuales también es la naturaleza y las riquezas que el Creador a colocado en ella.

Por alguna circunstancia particular, el Creador ha juzgado pertinente dar poder sobre mas de esa naturaleza o creación o riquezas a unos que a otros, a unos por que ese es el único pago que les dará por sus acciones que están solo en función de lo material y que solo lo buscan a El para ser ricos y poderosos, a otros por que son rectos de corazón y justos en sus acciones, compasivos y buenos administradores y como en la parábola de los talentos, hacen multiplicar lo que El les dio

con sentido de obediencia y sujeción a su voluntad y solo por agradarlo a El, sin que se modifique su condición espiritual ni su humildad y misericordia.

A otros "de espíritu de sembradores" para eso para que repartan y siembren en los hermanos esas semillas de amor, de generosidad y desprendimiento, de absoluta bondad y lo hacen en el nombre de quien les dio esas semillas con abundancia, entendiendo que sus vidas son solo instrumentos en las manos divinas para mitigar y bendecir a sus hijos que no son buenos administradores para que aprendan y para que vean como con la obediencia pueden conseguir honrarlo a El y por eso no carecer de lo necesario nunca.

Hay por supuesto muchos tipos de mayordomos en la viña del Creador y los hay por ejemplo, aquellos que prestaron dinero o su nombre a otros hermanos que en ese momento no lo tenían y lo necesitaban, en un gesto de bondad y solidaridad, pero que por alguna pequeña cosa, su corazón vario y acosaron al que les debía y lo angustiaron y lo llevaron incluso a perder sus derechos o propiedades adquiridas con este préstamo, lo cual es supremamente grave y violatorio de este mandamiento.

Otros sirvieron de garantes en algún tipo de préstamo o de operación de buena fe y cuando vieron que el que la persona prospero, esperan una pequeña falta cierta o inventada y lo presionan y constriñen al punto de que renuncie a los beneficios que estaba obteniendo y pierda todo o parte de lo ganado y por esa vía también su tranquilidad.

Hay quienes olvidan la obligación escritural de no exigir intereses al hermano del Pueblo por los prestamos y no solo los exigen como una parte del negocio o del préstamo, sino que lo hostigan y presionan con medidas a veces vergonzosas hasta el pago o la desesperación y la ruina de su hermano.

Todo esto mas muchas otras formas de usar los bienes que el Creador ha puesto en nuestras manos y su uso inadecuado y contra su voluntad llaman su ira y muy seguramente, El quitara su bendición sobre tales sujetos de opresión y mal manejo de sus bienes y de la creación.

Que tal prestar el nombre para que un hermano consiga un bien y en mitad del plazo de obtención del bien, retirar el nombre así sea esgrimiendo una causa buena y despojando a la persona de su bien y de su tranquilidad y a veces sin justificación, inclusive su nombre y reputación.

Solo el hombre que viva la Torah sabe que hacer en estos casos y se sujeta a lo que el Creador le dice, pero puede ser que por la necesidad y en contra de la palabra, pues no debió depender o confiar en el hombre y cometió el error de recibir un préstamo o un aval de algún "hermano" que no era practicante y no había prueba de su total compromiso con el Creador, ese varón incauto, muy seguramente será afligido, lo que no excusa al otro que procedió incorrectamente.

Ser un buen Mayordomo del Creador no es fácil y menos cuando uno no ha entendido que todo lo que nos dieron para administrar no nos pertenece y que solo somos eso unos administradores de su creación y de sus riquezas, entre ellas el nombre y la reputación o el testimonio.

Padre permite que hoy en este proceso de Purificación y limpieza de todo lo malo que hemos hecho como administradores de tus bienes, lo podamos rectificar y sanar nuestros corazones y nuestras almas y que de aquí en adelante seamos esos hijos rectos de corazón, íntegros y que podamos servirte en lo que tu quieras, así sea de administradores conforme a tu voluntad y amor, perdónanos una ves mas y que tus enseñanzas sean para nosotros motivo de guía perfecta y de bendición para que no te disgustes y nuestros hijos no se avergüencen, por favor, gracias Padre de misericordia, así sea.

 

BARÚJ ATÁ יהוה, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

 

Bendito eres Tú, יהוה nuestro Elohim, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.    

 

Hoy es el día 39 de la cuenta del Omer, o sea cuarto día de la sexta semana, faltando 10 días para Shavuot.